E: info@espaciomenteysalud.es | T: 654548136

All posts tagged crecimiento personal

El estrés no tiene por qué ser nuestro enemigo
proyectop_article_946593c13c6b200fc0f2e761a8574eb1_jpg_1000x665_100_2490

Seguro que todos nosotros en un momento u otro hemos afirmado “estoy estresado”
Pues bien, dado que este tema está en pleno auge me gustaría hablar brevemente de él.
Empezaremos por definir qué es el estrés: “ es el proceso que se pone en marcha cuando una persona percibe una situación o acontecimiento como amenazante o desbordante de sus recursos. A menudo los hechos que lo ponen en marcha son los que están relacionados con cambios, exigen del individuo un sobreesfuerzo y por tanto ponen en peligro su bienestar personal.”
El estrés afecta de una manera directa a la salud, facilitando la aparición de determinadas enfermedades o acelerando el progreso de una enfermedad ya crónica, o de forma indirecta, bien estimulando la realización de conductas nocivas o reduciendo la probabilidad de que aparezcan conductas saludables.
Muchos estudios han demostrado que el estrés reduce la competencia inmunológica del organismo. Puede reducir la resistencia a las enfermedades, las personas sometidas a altos niveles de estrés sufren un mayor número de enfermedades infecciosas de todo tipo.
Ya es clásica la relación existente entre el estrés y los trastornos gastrointestinales, así como su influencia en problemas cardiovasculares. En los últimos años, y a partir del hallazgo de cómo influye en la competencia inmunológica, se ha concluido que afecta de forma significativa y más si se tienen en cuenta otras variables personales y sociales, a la aparición y progresión de la artritis reumatoide, las alergias, los problemas de piel y los ciertos tumores.
Aunque apoyándonos en lo dicho anteriormente, solemos asociar automáticamente el estrés con un concepto negativo , no siempre es así, el estrés no siempre tiene consecuencias negativas, en ocasiones su presencia representa una excelente oportunidad para poner en marcha nuevos recursos personales, fortaleciendo así la autoestima e incrementando las posibilidades de éxito en ocasiones futuras.
Además, en nuestra sociedad, existen una serie de creencias erróneas relacionadas con el estrés, a continuación enumeraremos algunas:
1.El estrés viene determinado por la situación y la persona simplemente lo padece o se ve abocado a él.
2. Hay determinados acontecimientos o situaciones que son estresantes, siempre y para todas las personas. Por ejemplo el exceso de trabajo o cierto conflicto en una relación interpersonal, muerte de un ser querido, etc.
3. Las situaciones que producen estrés son siempre de carácter negativo. Sería difícil estresarse ante un nuevo y estupendo trabajo, al enamorarse, etc.
4. Estrés y ansiedad es lo mismo.
5. No son compatibles el estrés y la depresión.
6. Es imposible que ante un trabajo rutinario y de poca exigencia la persona pueda sentirse estresado.
Así pues, puede deducirse, que la clave no está en los sucesos estresantes o en el estrés en sí mismo, si no en las habilidades que cada persona posee para gestionarlo. El estrés bien gestionado, no sólo no tiene por qué ser perjudicial para nuestra salud, si no que puede ayudarnos a crecer a como personas.
Os dejo, brevemente explicadas, algunas de las técnicas más básicas y que pueden ayudarnos en momentos en los que el estrés hace su aparición:
1- Técnicas de gestión del tiempo
En muchas ocasiones el estrés surge porque tenemos que hacer muchas cosas y creemos que no tenemos tiempo para hacerlas, por lo que percibimos que no tenemos el control de la situación. Sin embargo, si lo gestionas bien, tendrás tiempo para todo y no solo ganarás tiempo, sino que serás más efectivo, eficaz y creativo.
2-Disminuye demandas y construye recursos
-Una demanda es todo aquello que requiere esfuerzo físico o mental y que se asocia con costes físicos o psicológicos. Por ejemplo el cuidado de los niños, trabajos a terminar, obligaciones, etc.
-Un recurso es algo que te ayuda a conseguir tus objetivos y a reducir las demandas. Hay recursos personales (autoestima, optimismo y autoeficacia), sociales (familia, amigos…) y económicos.
Será bueno para controlar tu estrés:
1)Disminuir las demandas: no trabajar demasiado, proponerse objetivos con más tiempo de antelación, tener más tiempo libre…
2) Construir recursos: hacer amigos, construir una buena relación con la familia, ahorrar algo de dinero mensual…
3) Adopta estrategias de afrontamiento positivas
Las estrategias de afrontamiento son los comportamientos que adoptamos para afrontar demandas, problemas y sucesos vitales. Aquí van algunas:
–Comportamiento proactivo: se trata de un enfoque activo de comportamento, opuesto a la reactividad, a partir del cual actúas a partir de tu propia iniciativa.
–Autorregulación: es la habilidad para ser consciente de tu propio comportamiento, planificarlo y ser capaz de controlar reacciones que llevan a consecuencias negativas.
–Orientación hacia metas: es la capacidad para establecer objetivos y ser persistentes para lograrlos.
–Foco de promoción: se trata de poner tu atención en los resultados positivos que puedes conseguir, en las recompensas, en el crecimiento y en el avance.
–Centrado en la acción: la estrategia de afrontamiento centrada en la acción se basa en actuar para resolver los problemas que provocan el estrés. Centrarte en qué tienes que hacer para resolver el estrés te ayudará a solucionarlo, siempre y cuando actúes. En cambio, cuando algo es irresoluble (como la muerte de una persona) será mejor centrarse en tus pensamientos (evitar pensamientos negativos y pensar de forma más positiva).
3-Tómate tiempo libre y adopta una vida saludable
Estar siempre ocupado y trabajando sin tomarte tiempo libre no es bueno y además será negativo para tu productividad y salud.
Guarda al menos una hora al día para relajarte y hacer una actividad que te apetezca.
• Socializa.
• Adopta una dieta saludable.
• Haz ejercicio de forma constante.
• Reduce el azúcar y la cafeína.
• Evita alcohol, tabaco y otras drogas.
• Duerme lo suficiente como para sentirte descansado.

Cristina Lambán, Psicóloga.

Estrenamos consulta joven de psicología y sexología en Zaragoza
consulta joven psicología zaragoza

Comenzamos el 2016 con un nuevo servicio en nuestro centro. Si eres joven entre 18 y 26 años puedes acceder a los servicios de nuestra consulta joven de psicología y sexología en Zaragoza a un precio especial.

Muchas veces a los jóvenes les resulta inviable acceder a los servicios de psicología y/o sexología en el ámbito privado, entre otras razones, porque todavía no son económicamente independientes de sus familias, por lo que anteponen su privacidad a tener que contarles a sus padres lo que les pasa. Por ello, y para facilitar este acceso dentro de nuestras posibilidades y poder atender sus necesidades, hemos creado una consulta joven de psicología y sexología en Zaragoza para atender a jóvenes de entre 18 y 26 años. Las tarifas de esta consulta joven de psicología y sexología son especiales: 40 € la sesión. En ella atenderemos todo tipo de necesidades tanto desde el ámbito de la psicología como desde el de la sexología, de la mano de profesionales con amplia experiencia: ansiedad, depresión, duelo, malestar, consumo de sustancias, dificultades sexuales, crecimiento erótico, educación sexual,…

consulta joven psicologia y sexología zaragoza

Si eres joven entre 18 y 26 años y quieres acceder a nuestra consulta joven de psicología y sexología, contacta con nosotras vía email (info@espaciomenteysalud.es) o vía telefónica (654548136 o 664298022) para reservar tu cita. Si quieres conocernos un poco más, te presentamos a nuestro equipo de psicología y sexología.

¡Te esperamos!

¿Qué te parece nuestro nuevo servicio de consulta joven de psicología y sexología en Zaragoza?

Adiós quejas, ¿asumes el reto?
eliminar las quejas

Que levante la mano el que no se queja nunca… Raro, verdad? La mayoría de personas nos quejamos continuamente (que si el calor, que si el frio, que si llueve, que si la compañía telefónica, que si el trabajo,…). Normalmente lo hacemos de forma inconsciente e igual no nos damos cuenta. Así que hoy os voy a hablar de las quejas y os voy a proponer un reto (bueno, en realidad son dos), a ver quién lo consigue.

Las quejas son pura negatividad. Y pensaréis: “es que si sólo me ocurren cosas malas, ¡no voy a estar contento/a!”. Si nos quejamos de forma constructiva y adoptamos una actitud activa para cambiar lo que no nos gusta, está bien, eso es positivo. Sin embargo, lo que ocurre cuando nos quejamos gratuitamente y no hacemos nada más estamos fijando continuamente la atención en lo negativo, haciendo que nos perdamos todo lo demás. Y además al emitir nuestras quejas de forma habitual estamos contagiando esa negatividad a los demás. ¿Os habéis fijado en que las quejas son como un virus? Cuando estamos con alguien que se queja mucho nuestro estado de ánimo “se agria”, se vuelve más negativo y acabamos haciendo lo mismo, quejarnos.

Lo peor de todo es que no somos realmente conscientes de que somos tan quejicas, o tan “quejones”, como lo queráis llamar. Pero lo cierto es que la mayoría de personas lo hacemos unas 20 quejas de media al día, 20! Eso es una barbaridad y algo tenemos que hacer con ello.

El pastor Will Bowen (EEUU) ya se planteó esto en 2006 y propuso a su comunidad “El reto de los 21 días”, 21 días sin quejas para eliminar esta forma de comunicarnos y cambiar el mundo. ¿Por qué 21 días? Porque muchos estudios dicen que para crear un nuevo hábito hacen falta 21 días para que nuestro cerebro lo asuma. Para ello, Bowen repartió a sus feligreses una pulsera morada y les indicó que cada vez que se sorprendieran emitiendo quejas, se la cambiaran de muñeca y volvieran a empezar. Lo sorprendente es que casi todos los que asumieron el reto lo terminaron, pero tardaron 5 meses de media, para que veáis lo interiorizado que tenemos el quejarnos de todo de forma habitual.

Si dejamos de quejarnos, es una forma de limpieza, de deshacernos de este mal hábito para reprogramar o reeducar a nuestro cerebro y hacer nuestras vidas un poquito mejores. Así que os voy a proponer dos retos, uno de ellos que ha estado moviéndose estos días por las redes sociales y me ha parecido buena idea, ¿te apuntas?

Vamos a decir adiós a las quejas.

El reto de Bowen de 21 dias sin quejas me parece estupendo, pero creo que es un escalón muy grande, así que vamos a empezar por algo más sencillo (supuestamente, pero os aseguro que es complicado por propia experiencia): 24 h sin quejas. Seguro que estos días lo has visto en las redes, es un ejercicio sacado del libro “Coaching personal” de Pam Richardson. ¿En qué consiste? Estas son las reglas.

dejar de quejarse

Puede ayudarte colocarte una goma en la muñeca y cambiarla de mano cada vez que te quejes, o hacerlo con tu reloj. Este reto NO consiste en encajar los golpes o el malestar con una sonrisa, en obligarse a ver la vida con mayor optimismo o fingir que todo va bien y aguantarse. No.

Si consigues este primer reto, enhorabuena! Habrás dado un grandísimo paso! Y ya estarás preparado/a para pasar al siguiente escalón y aceptar el reto de Bowen de “21 días sin quejas” que nos propone en su libro “Un mundo sin quejas”.

¿Qué vas a conseguir al alcanzar este reto?

Desarrollarás una forma diferente de comunicarte, mucho más positiva y proactiva. Esto conseguirá acercarte más a tus objetivos, a crecer como persona y a ver lo que te rodea y a ti mismo desde otro prisma.

¿Asumes el reto? ¿Dices adiós a las quejas? ¡Yo ya he comenzado! ¡Espero vuestras experiencias!

Laura Gracia Crespo
Psicóloga en Espacio Mente y Salud – Zaragoza

Los beneficios de la relajación
aprender a relajarse

El ritmo de vida actual nos hace vivir acelerados, intentando llegar a todo (el trabajo, la familia, la pareja, las obligaciones diarias,…). El cansancio, el agotamiento, la angustia,… son señales que nuestro cuerpo nos da para parar, para hacer un alto a reponer fuerzas. Mucho tiempo bajo presión y agotamiento no son saludables y hacen aparecer síntomas de ansiedad y estrés, que pueden desembocar en consecuencias más graves (problemas físicos y psicológicos). Así que toca hacer una pausa, dedicarnos un tiempo a cuidarnos, y la relajación puede ayudarnos. Hoy os quiero hablar sobre los beneficios de la relajación.

A menudo oímos que la relajación es muy beneficiosa. Todos alguna vez nos hemos sentido relajados y el recuerdo es muy placentero. Sin embargo, hay épocas en las que el nivel de estrés puede ser tan alto que casi ni nos acordamos de cómo era esa sensación y vemos absolutamente imposible conseguir relajarnos.

La relajación es un estado en el que la mente queda libre, nuestros músculos se destensan, nuestra respiración se apacigua y nos invade una sensación muy placentera. Pero aparte de estas consecuencias, los beneficios de la relajación son mucho más amplios.

beneficios de la relajacion

14 beneficios de la relajación que debes conocer.

1. Disminuye la frecuencia respiratoria: la respiración se hace más pausada y acompasada, lo que proporciona más oxígeno al cerebro y a nuestras células y estimula el riego sanguíneo.
2. Se ralentiza la frecuencia cardíaca, reduciendo el trabajo de nuestro corazón.
3. Disminuye la presión arterial.
4. Fomenta la vasodilatación: los músculos que rodean nuestro sistema circulatorio se relajan, por lo que los vasos se pueden expandir y se favorece el riego sanguíneo.
5. Aumenta el flujo sanguíneo hacia los músculos.
6. Reduce la secreción de adrenalina y noradrenalina por las glándulas suprarrenales.
7. Refuerza el sistema inmunológico, ya que fomenta la producción de leucocitos.
8. Disminuye los signos y síntomas de enfermedad: dolor de cabeza, nauseas, diarrea,…
9. Reduce las respuestas emocionales no saludables: el enfado, la ira, la frustración, el llanto, la ansiedad y el estrés.
10. Mejora la concentración y la creatividad.
11. Aumenta las frecuencias cerebrales Alfa (que se corresponden con estados relajados).
12. Fomenta estados de descanso más profundos.
13. Aumenta la energía y el optimismo.
14. Retrasa el proceso de envejecimiento.

aprender a relajarse

Estos son algunos de los múltiples beneficios de la relajación. Para conseguirlos, hay que practicarla a diario. El objetivo es incorporarla a nuestra vida diaria como un hábito más. Existen diferentes técnicas de relajación que más adelante os contaremos.

Si estás interesado/a en aprender a relajarte y disfrutar de los beneficios de la relajación, te invitamos a participar en nuestras sesiones de técnicas de relajación.

¡Consultanos!

Laura Gracia Crespo
Psicóloga sanitaria en Espacio Mente y Salud – Zaragoza

Inteligencia espiritual
otras inteligencias

Hoy quiero hablaros sobre la Inteligencia Espiritual. Me parece un concepto muy interesante cuya existencia cada vez se está haciendo más obvia. Creo que es un concepto todavía algo desconocido así que me he decidido a haceros una pequeña presentación de él. Ya me diréis si lo conocíais o qué opináis de él.

Varios psicólogos y psiquiatras, continuando con el concepto que Howard Gardner lanzó hace 35 años sobre las Inteligencias Múltiples, están hablando de que aún existe otro tipo de inteligencia más, a parte de la lingüística, intrapersonal, interpersonal, corporal… Hablan de, como ya os he adelantado, la Inteligencia Espiritual, concepto que se ha empezado a desarrollar en el s.XXI (aunque hace 2.500 años ya se hablaba de visión cabal o vipassana).

Todavía no hay un acuerdo claro sobre la existencia de este tipo de inteligencia, tal y como pasa al principio de cada avance, al igual que tampoco hay consenso sobre la misma definición de la espiritualidad ya que depende de la doctrina, escuela filosófica o ideología que la trate, así como del contexto en que se utilice aunque hoy en día la práctica espiritual no tiene por qué estar bajo lo que habitualmente consideramos una religión organizada o bajo la creencia de un Ser Superior o un Dios, puesto que las personas ateas también pueden tener una alta capacidad espiritual. Así pues nos lanzamos a definir brevemente la Inteligencia Espiritual como la capacidad que utilizamos para dotar al mundo y nuestras experiencias de sentido y significado. Los psicólogos y filósofos están estudiando cómo la espiritualidad influye en la manera de relacionarnos con los demás, de tomar decisiones, interpretar el mundo en el que nos movemos…

¿Qué es la Inteligencia Espiritual?

Vamos a concretar un poco más en la definición de Inteligencia Espiritual. Según Danah Zohar e Ian Marshall es la inteligencia que “nos permite afrontar y resolver problemas de significados y valores, ver nuestra vida en un contexto más amplio y significativo y al mismo tiempo determinar qué acción o camino es más valioso para nuestra vida”. Consideran que la inteligencia espiritual está en todo nuestro Ser, como una totalidad trabajando de manera armónica con la inteligencia racional y la inteligencia emocional. Según estos autores, la Inteligencia Espiritual se distingue por las siguientes características:

espiritualidad

– La capacidad del inteligente espiritualmente de ser flexible.
– Poseer un alto nivel de conciencia de sí mismo.
– Capacidad de afrontar y trascender el dolor y el sufrimiento.
– Capacidad de ser inspirado por visiones y valores.
– Resistencia a causar daños innecesarios.
– Tendencia a ver las relaciones entre las cosas (holismo)
– Marcada tendencia a preguntar ¿Por qué? o ¿Y si? y a pretender respuestas fundamentales
– Facilidad para estar contra las convenciones.

Robert Emmons añade:

– Capacidad para trascender lo físico y lo material.
– Capacidad para experimentar estados elevados de conciencia.
– Capacidad para dotar de un sentido sagrado (no religioso) lo cotidiano.
– Capacidad para utilizar recursos espirituales para solucionar problemas.

Ramón Gallegos nos dice que la Inteligencia Espiritual es exclusivamente humana, ya que se han mostrado indicios de que los animales tienen inteligencia emocional (para atrapar a su presa, un león tiene que ser silencioso, esperar, pospone la satisfacción, ataca en el momento indicado… es decir controlar sus emociones).

Este mismo autor nos dice que este tipo de inteligencia permite, por primera vez, construir un modelo Integral (observemos que la Inteligencia Espiritual tiene un carácter marcadamente holístico, es el individuo interaccionando con el todo y viceversa, un continuo devenir) donde se tiene en cuenta dimensiones y niveles. En el Modelo de Inteligencia Espiritual, según Gallegos, se observa:

1) En el primer nivel la inteligencia más básica, la inteligencia emocional relacionada con el cuerpo, los instintos y el sentir.
2) En el segundo nivel está la intelectual, relacionada con las actividades de la mente, lo cognitivo y el pensar.
3) En el tercer nivel está la Inteligencia Espiritual, relacionada con el bienestar, vivir una vida feliz y el Ser.

El autor nos dice que estos niveles son jerárquicos pero personalmente me reservo el estar de acuerdo con tal afirmación y me quedo con la certeza de que son complementarios.

inteligencia-espiritual-1

Como introducción a este concepto creo que es suficiente. Si queréis indagar más podéis echar un ojo en wikipedia o aquí y aquí, que es de donde he sacado la mayoría de la información. También en wikipedia nos dan algunos libros para seguir indagando. Y si alguno estáis interesados en profundizar todavía más en www.psiquiatria.com están ofertando estos días un curso para saber más acerca de la inteligencia Espiritual. (no, no nos llevamos comisión!)

En otro post podemos hablar de cómo desarrollar la Inteligencia Espiritual si os ha interesado este concepto.

Un abrazo a todxs.

Laura Blasco Barrena
Psicóloga en Espacio Mente y Salud – Zaragoza

1234Next

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies,