E: info@espaciomenteysalud.es | T: 654548136

Aprender de los errores

Aprender de los errores
aprender de los errores

Hoy quiero hablaros sobre un tema que estuve debatiendo con un paciente la semana pasada: los errores que cometemos. Evidentemente, a nadie le gusta equivocarse. Hay algunas situaciones en las que cometer un error no tiene consecuencias o son mínimas, pero hay otras en las que pueden ser más graves. Por ejemplo, no es lo mismo tomar una calle errónea para llegar a un lugar y que resulte que demos más vuelta y nos retrasemos en llegar a ese sitio, que decidir hacer una inversión económica importante en un piso, una empresa, etc. y que “salga rana”. Lo que está en juego es muy diferente.

A pesar de esto, los errores que cometemos a lo largo de nuestra vida son parte de nuestro saber en el presente. Al cometer un error realizamos un aprendizaje sobre cómo no hay que hacer las cosas, o en qué circunstancias no hay que hacerlas, o de quién no fiarnos… Nadie nace con todos los conocimientos del mundo, por ello existen altas probabilidades de equivocarnos de vez en cuando. Con esto no quiero decir que nos tenga que servir de excusa para tomar decisiones “a la brava”, sin pensar en los pros y contras. Por su puesto, cuando se ha de tomar una decisión acerca de algo, sobre todo si hay mucho en juego (ya sea a nivel económico como a nivel personal), hay que tomarse un tiempo para poder valorar las opciones, consultar a expertos que nos puedan asesorar, valorar los riesgos, ver a quién afecta y de qué modo, saber cuáles son nuestros miedos, etc. y poder aprender de los errores.

Una vez tomada la decisión, si resulta que sale mal, tenemos una oportunidad de aprender que no podemos dejar escapar. Eso sí, nos va a tocar tomarnos un tiempo de reflexión para extraer la información más valiosa. Los errores son parte de la superación personal, de enfrentarse a los propios miedos, de crecer más y más.

Si borraras todos los errores de tu pasado, estarías borrando toda la sabiduría de tu presente

Cómo analizar y aprender de los errores

Muchas veces se cree que cuando nos equivocamos es mejor no pensar en el error y centrarse en el presente y futuro. ¡Nada de atormentarnos! En parte sí, “fustigarse” a uno mismo no lleva a ningún sitio. Pero para conseguir mejorar, tenemos que dedicar un poco de tiempo en detectar en qué hemos fallado para poder mejorarlo en próximas ocasiones:

1. Piensa en cómo llegaste a tomar la decisión: analiza cuál fue el proceso, qué alternativas tenías y cuáles eran sus ventajas y desventajas y  qué fue lo que te llevó a decantarte por una y no por cualquiera de las otras.

2. Reflexiona sobre las circunstancias que rodearon la decisión: ¿era el mejor momento?, ¿era el mejor lugar?, ¿te comunicaste de manera adecuada?, ¿actuaste “con el corazón” o “con la cabeza”?

3. Piensa en alternativas de acción para la misma decisión y decide cuál de estas sería la más adecuada tuvieras la oportunidad de volver a actuar.

4. A veces no es la decisión en sí lo que falló, si no las formas (cómo lo dijiste o lo hiciste). Reflexiona también sobre ello y  piensa en alternativas.

Después de este proceso, tendrás mucha información que te puede ser valiosa para próximas ocasiones. Pero esto no es todo, hay algunas cosas más que tienes que tener en cuenta para aprender de los errores:

– Nadie es perfecto. Date permiso para equivocarte y aprender de ello.

– No te culpabilices. En vez de pensar en términos de culpa piensa en responsabilidad, que tiene una connotación más positiva e invita a la acción.

– Si tu error afecta a otras personas, se humilde y pide disculpas. Tienes que «ponerte en la piel del otro» para ver de qué forma le ha podido afectar.

– No justifiques los errores ni eches “balones fuera”. Culpar a otros de tus fallos puede ser la manera más fácil de sentirte bien, pero no aprendes nada.

– «Lo hecho, hecho está». Esfuérzate en que no se vuelva a repetir. Cuando el mismo error se repite, toca reflexionar más a fondo. Seguramente tendrá que ver con tu forma de pensar y cambiar eso requiere más esfuerzo.

– No te rindas en tus planes y proyectos. Si algo sale mal siempre hay alguna manera de arreglarlo y de mejorar.

Y recuerda, las experiencias de la vida son las que más conocimientos nos aportan. ¡No las desaproveches!

Laura Gracia Crespo

Psicóloga en Espacio Mente y Salud – Zaragoza

 

2 Comments

  • Muy interesante. A menudo nos quedamos atascados en los errores que cometimos y sólo hacemos que mirar al pasado sin conseguir nada más que sentirnos peor. Creo que el planteamiento que realizas es muy interesante para aprender de los errores. Lo pondré en práctica.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Website Field Is Optional

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies,